Si te gusta el mundo de la cosmética y estás al tanto de las novedades, seguro que ya conoces algún cosmético realizado a base de CBD.

¿Qué es el CBD?

El Cannabidiol, más conocido por sus siglas CBD, es uno de los componentes cannabinoides más importantes de la planta de cannabis. Esta sustancia no contiene THC, que es el ingrediente psicoactivo, por lo que se trata de es compuesto natural y no adictivo.

¿Por qué existen cada vez más productos cosméticos elaborados a base de CBD?

No hace mucho tiempo que se analizan las propiedades del CBD en detalle, por lo que a medida que avanzan los descubrimientos sobre el mismo, aumenta la producción de cosméticos formulados a base de CBD.

Cada vez son más los beneficios asociados al cannabidiol, lo que conlleva una ampliación de su uso. Antes se empleaba principalmente con fines terapéuticos, pero desde que se conocen propiedades beneficiosas en usos estéticos y dermatológicos, su popularidad ha crecido.

Debido a todo lo anterior, podemos encontrar productos formulados a base de CBD en distintos formatos, como aceites o cremas. En ambos formatos, el producto suele indicarse para dolores, inflamaciones o afecciones de la piel.

¿Qué beneficios tiene el uso de CBD?

Desde el punto de vista cosmético, el CBD posee propiedades hidratantes y relajantes, entre otras.

Los aceites de CBD se aplican principalmente para aliviar la tensión y dolor muscular, a diferencia de los productos en formato crema, cuyo uso principal es proporcionar hidratación, efecto reconfortante, alivio y bienestar.

Por tanto, aunque el cannabidiol tiene numerosos beneficios vía tópica, destacaremos dos de ellos:

    • Hidratante. El aceite de cannabidol tiene 14 veces más ácidos grasos que otros aceites, por lo que su función nutritiva es muy efectiva
    • Relajante.

¿Cómo puedo incluir en CBD en mi rutina?

Para indicar sus usos, hablaremos sobre los aceites de CBD y la crema de CBD.

En el caso de los aceites, encontramos dos usos principales:

    • Aceite de CBD para uso dermocosmético: para este tipo de aplicaciones, se recomienda aplicar el aceite a toques por el rostro usando el dedo anular para las zonas más delicadas.
    • Aceite de CBD para dolencias localizadas: Su aplicación es muy sencilla ya que únicamente requiere la aplicación de las gotas de aceite suficientes para cubrir la zona y extenderlas con un suave masaje.
    • Crema de CBD: el producto en este formato puede aplicarse de dos a tres veces al día, según la necesidad. Se recomienda realizar un ligero masaje sobre la zona para facilitar su absorción.

 

Deja una respuesta